Los informativos y la violencia









‘Quien controla la televisión orienta la opinión pública’
(CEBRIÁN, Mariano)









Angélica Veiga
Técnicas de Programación para Televisión
Grado Comunicación Audiovisual
Prof. Mónica Valderrama



Deseo empezar este trabajo con la frase: “Quien controla la televisión orienta la opinión pública” (HERREROS)1 porque la verdad es que la televisión como un medio de comunicación tiene el “poder” por su influencia y por su forma de comunicar. Este aparato tecnológico ha logrado a través del tiempo ser más que un aparato un compañero en los momentos de ocio e infelizmente para muchos, la única fuente de información. Luego es posible notar la fuerza de convencimiento.
La información se da muchas veces por los informativos, que en su mayoría son una herramienta de identificación del canal y de la cultura de la empresa. Están ubicados siempre en los prime times de los canales.

Pero una de las características de los informativos que queremos abordar en este trabajo es que cada vez más los programas de informativos se llenan de noticias de asesinatos, de maltratos, enfrentamientos por la inmigración y otros hechos envueltos en sangre, sexo y morbo. A todo esto se lo ha calificado de “predominio de lo social”2. Los informativos se haciendo de las noticias de violencia para informar, sensibilizar y enseñar a la población su entorno social. Lo que pasa es que as veces las noticias acaban exagerando y estereotipando los hechos.
1.Las características de la noticia de violencia
Como habíamos mencionado, los periodistas utilizan técnicas para transmitir de la mejor manera sus informaciones, que por motivo se convierten productos vendidos a los telespectadores, como una mercancía de marketing. Las palabras, la rapidez de las noticias, las imágenes todo esto compone el escenario para el tema en los telediarios.

Una característica fundamental de las noticias en la televisión es la importancia de la inmediatez, cuya expresión máxima seria las transmisiones “en directo”. La relación entre el periodismo y el factor tiempo fue analizado porque forma parte del propio enraizamiento cultural del periodista, ya que el tiempo marca el periodismo de una forma específica y única. Demostrando que el tiempo no solo constituye un indicio de noticiabilidad y de “status” del periodista, sino que es también un factor de la propia construcción de los noticiarios como una forma cultural específica.

Otra herramienta utilizada es la organización del espacio. Cuando más cercana es la información del telespectador, más sensibilizado e identificado él se sentirá. Ubicar el sitio en que pasó el accidente o el asesinato, nombrar los lugares. Cuanto más información más cercana es la noticia.

La forma directa que los presentadores hablan en tiempo simultaneo también es una forma comunicativa que se articula con el sonido, la música y las imágenes. Son estos elementos muy importantes para la comprensión de los efectos producidos en los telediarios.

El periodista tiene la función de dar a conocer los hechos a la población, pero es imposible que esto se desarrolle sin la opinión o la visión de quien hace la materia. Ninguna noticia va a ser completamente verdadera o transparente pues siempre va estar la marca del periodista en las palabras que detallan el factor, o en los cortes o sino el la música para tornar la materia más interesante.

Otros efectos que impactan los telespectadores son las entrevistas y el directo. Estas dos técnicas tiene una fuerte influencia de convencimiento en función de mostrar acontecimiento siendo narrado por una persona, luego eso da confiabilidad. Mientras que en el directo convence por permitir que todos vean el problema desarollado delante de sus ojos. De manera que el telespectador se siente participe del acto convirtiendo más fuerte el hecho temporal.
2. La muestra3
Una investigación realizada en España, durante el año de 2003-2004, computando la aportación de la violencia en los informativos televisivos nos muestra la gran cantidad de noticias, muchas veces en un único informativo, que hablan o mencionan algún acto de violencia. El estudio se realizo con 27 telediarios del país.
En una muestra podemos notar la mayoritaria participación del tema ‘terrorismo’ en los telediarios españoles, tanto en función de los grupos terroristas y como un reflejo de unos de los mayores actos de terrorismo que impacto el mundo, el 11 de septiembre.
Además se concluyó que “las imágenes utilizadas para elaborar las informaciones normalmente eran actuales (75,2%) y recogidas por los equipos de reporteros enviados al lugar de los hechos. Sin embargo, también había un abundante, aunque menor, nivel de uso de imágenes de archivo (23,3%). En cuanto a los hechos narrados o informados, éstos solían haber ocurrido el mismo día de emisión de la noticia (43,6%) o bien pertenecían a fechas anteriores (31,6%). Además, las acciones narradas en las noticias solían desarrollarse por la mañana (59,4%), teniendo también una presencia destacada aquellas que tenían lugar en la noche o la madrugada (25,6%)”.

Algunas de las conclusiones del estudio, con relación a los noticiarios españoles, es que aquí hay una cantidad considerable de noticias con contenido violento, sin embargo, el tiempo dedicado a estos asuntos es en general poco. Junto a ello, se admite que los asuntos violentos tienen un repertorio reducido, siendo sobre todos dos temáticas las preferidas por los periodistas al elaborar este tipo de informaciones: homicidios y/o asesinatos y sobre todo, terrorismo.
También fue posible esclarecer que las noticias sobre violencia contienen gran cantidad de imágenes que reflejan daños de carácter físico, tales como muertos, la sangre y los restos humanos. Además, cuando este tipo de daños físicos aparecían en las noticias era cuando la información había sido enfocada en términos de sensacionalismo.
3. Hemos vivido…
Ahora quiero mostrar algunos de los grandes actos de violencia en la televisión mundial, actos que fueron transmitidos a todo el mundo por su grandiosidad violenta, o por su impacto en la economía, o por el numero de muertos o simplemente por ser un acto inesperado.
Quiero empezar con el 11 de septiembre, donde las Torres Gemelas fueron atentadas por dos aviones. En este día todos los ciudadanos tantos de los Estados Unidos como de todo el mundo se enteraron por los medios que comunicación. Fue un choque, pues de alguna manera las Torres Gemelas eran un símbolo del imperio económico americano.

La fuerza de conmoción también fue muy grande. Los estadounidenses acudieron a otras fuentes de superación del choque emocional. La mayoría de ellos se refugiaron en la religión y en el contacto interpersonal para obtener el apoyo de sus grupos sociales. Primero se preocuparon por verificar la seguridad de sus allegados, luego trasladaron sus pensamientos y preocupaciones a las personas de su entorno más cercano y participaron en actividades comunitarias, como las vigilias, lo que fomentó su espíritu solidario. Algunos efectuaron donaciones. Los esfuerzos por “ayudar” a la gente a distancia, algo que se aprecia ya como medio contra las secuelas emocionales de los atentados. En ese sentido, la gente se involucró en actividades constructivas frente a las inseguridades y el efecto acumulado que entrañaba la rememoración catastrófica de los acontecimientos.

En España no fue diferente. La tragedia del 11-M fue un gran impacto para todos los españoles. Ver a personas caídas, otras heridas o muertas causa una sensibilización muy grande en el hombre. Aunque no sea de su propia familia, es eficiente sepas que es de su nacionalidad o que es una persona cercana.
En los telediarios brasileños las noticias de violencia también están presentes. En la mayoría de los casos son en función de las guerras o peleas que suceden por el narcotráfico en las favelas. La disputa por producto hacen que los traficantes se empeñen en disputar por el poder. Pero al mismo tiempo ha sido creciente el abordaje de los temas violentos envolviendo policías y menores de edad. Los brasileños, sin distinción, del resto del mundo también muchas veces hacen manifestaciones o actos para luchar por la justicia y la paz. Un ejemplo, fue la gran conmoción por parte de la población en la historia de la familia Nardoni. La mayoría mujeres fueron a las calles a gritar y exigir paz y seguridad por parte de la justicia que fuera sincera con los verdaderos culpables de la historia.

De acuerdo con los investigadores de los efectos psicológicos de los desastres, los niveles de estrés fuertemente relacionados con la magnitud de la recepción televisiva de los informativos está medida por el numero de horas de exposición. Existen varias explicaciones de este fenómeno. El significado y transcendencia de los acontecimientos retransmitidos genera grandes incertidumbres en la audiencia, mientras que los informadores y los comentaristas satisfacen sólo de forma parcial las necesidades de información, mediante el suministro de algunos elementos de juicio para resolver las primeras dudas, la difusión de instrucciones sobre cómo comportarse y la divulgación de claves para entender si los hechos comprometen la propia seguridad. Es decir, el público adulto que resulta afectado por las noticias de las grandes tragedias humanas espera que la televisión actúe como herramienta de adaptación psicológica a la nueva situación.
4. Conclusiones
Es de alguna forma imposible hablar de la vida sin mencionar el dolor, los desentendimientos o la violencia. Estos actos están engendrados en nuestros hechos cotidianos como la rutina y el amor. Luego los medios de comunicación y los informativos se aprovechan y transforman estos actos en noticias. No podemos negar que es verdad que algunos actos de violencia deben estar en los periódicos en función de la importancia y la grandeza de sus consecuencias. Pero otros sólo están en función de la ‘espectacularización’ de la noticia.

Los telediarios así como toda la programación televisiva esta hecha y planeada para fidelizar los telespectadores y llamar su atención. Nada como un caso impactante y violento para captarnos. Son en estos momentos que entran en cena todas las herramientas y técnicas de la ficción, que cuenta una historia para entretenernos.
Las noticias con contenido violento reciben el mejor emplazamiento dentro de los informativos. Luego, la información sobre violencia presente en las cadenas de televisión se realiza normalmente en términos sensacionalistas, incluyéndose imágenes con tintes morbosos.

Podemos concluir también que la presentación de los actos violentos de forma cotidiana, dentro de los informativos, pueden llevar a producir tres efectos: aumento de la conducta antisocial o agresiva; ‘desensibilzación’ a la violencia (que acepte más los actos violentos de la vida real y le importe menos los sentimientos de las personas); y miedo a convertirse en una víctima.

Además de esto, los medios de comunicación no sólo son una forma de vigilar a los poderes públicos sino que nos ayudan a entender mejor el mundo en el que vivimos. Hoy en día, no es posible acercarse a la realidad sin la ayuda de las herramientas de información que a través de sus distintos lenguajes comunican qué está sucediendo en nuestro entorno (más o menos cercano) y por qué sucede de esa manera y no de otra.
La labor de los periodistas consiste precisamente en mostrarnos cotidianamente una parte de ese complejo mundo. Pero también es cierto que el criterio en función del cual se eligen las noticias que nos mostrarán “cómo es la realidad de hoy en el mundo y en mi entorno”, está guiado por principios que, siendo válidos, deberían ser revisados.


FUENTES Y CITAS

1 : CEBRIÁN, Mariano. La información en televisión: obsesión mercantil y política. Edición Gedisa. Pag. 75
2 : CEBRIÁN, Mariano. La información en televisión: obsesión mercantil y política. Edición Gedisa. Pag. 71
3 : El capítulo esta todo baseado en: GALERA, María del Carmen García Galera; SOLOAGA, Paloma Díaz; PASCUAL, Roberto de Miguel; TOMÀS, Jordi M. Monferrer y MUÑIZ, Carlos. (2006). Audiencia infantil e información sobre terrorismo. Los medios antes el 11-M. Colleción Villanueva Estudios de Comunicación. CIE Dossant.
- MONTORO, Tânia Siqueira Montoro (2001). La violencia como noticia: Un análisis de los telediarios de mayor audiencia en Brasil. Universidad Autónoma de Barcelona – Facultad de Ciencias de la Comunicación.
- GUTMANN, Juliana Freira. Articulações entre Dipositivos Telesivos e Valores Jornalísticos na Cena de Apresentação do Jornal Nacional. Universidade Federal da Bahia.
- HERREROS, Mariano Cebrián. La información en televisión: obsesión mercantil y política. Edición Gedisa.
- GALERA, María del Carmen García Galera; SOLOAGA, Paloma Díaz; PASCUAL, Roberto de Miguel; TOMÀS, Jordi M. Monferrer y MUÑIZ, Carlos. (2006). Audiencia infantil e información sobre terrorismo. Los medios antes el 11-M. Colleción Villanueva Estudios de Comunicación. CIE Dossant.