El éxito de HBO y su principal competencia

1. Introducción

A día de hoy muchas series no dependen exclusivamente de la audiencia en televisión sino que gracias a plataformas como Netflix o la televisión online, estos productos pueden ser consumidos en cualquier sitio y a cualquier hora del día. Debido a esto no vamos a centrarnos en la competencia de Juego de Tronos a la hora de ser programada en un día y horario concreto, sino en la competencia a nivel de series de éxito aproximado.

2. Juego de Tronos en la Quality Television
El éxito de Juego de Tronos viene de la mano de la Quality Television, la época dorada de las series de televisión.
Son muchos los artículos o libros que nos hablan de la Quality Television Aunque suele relacionarse su auge con el canal HBO, su desarrollo viene desde hace décadas, algo que nos dejan muy claro en el artículo de Jot Down ¿Por qué vivimos en una edad de oro de la series? (De Gorgot, 2014)
En los años 60, cadenas como la NBC, CBS o ABC tenían como objetivo conseguir la mayor audiencia posible: cuantos más espectadores tuviese la serie, más dinero conseguirían de los anunciantes. Era más fácil para las cadenas de televisión elaborar productos de baja calidad y mayor rentabilidad que centrarse en un tipo de público concreto.
Con el tiempo los estudios de mercado llegaron a la conclusión de que no todos los espectadores tienen el mismo valor, publicitariamente hablando. Los anunciantes buscaban aquellos espectadores con poder adquisitivo para comprar sus productos. Este fue el punto de inflexión que llevó a los canales de televisión a buscar otro tipo de productos que atrajesen ese nicho de mercado deseado por los anunciantes.
La primera en arriesgar fue la cadena de televisión estadounidense CBS con Mary Tyler Moore. Esta serie llevó a la creación de una serie de pautas sobre cómo debía de ser una serie de calidad. Dedicadas a un sector concreto, consiguieron atraer finalmente a un gran número de espectadores, aunque en su primera temporada se pensase en su cancelación.
Hacia los años 70 las cadenas comprendieron que merecía la pena financiar determinados productos que llevarían a consolidar y aumentar el prestigio del canal. Guiones sólidos con argumentos complejos, un casting trabajado y una gran inversión en lo relativo al aspecto técnico de la serie fueron los objetivos de las principales cadenas de televisión. Se dejaron de lado los temas triviales para hablar de violencia, racismo, drogas y alcohol. El objetivo final era que el público se encandilase con las series.
Las cadenas de televisión por cable también se decidieron a arriesgar en la producción de este tipo de series. HBO cambio su punto de vista y optó por las series de calidad, lo que atrajo la atención de nuevos suscriptores. La libertad frente a los otros canales, prácticamente todos en abierto, permitió que fueran más ambiciosos en la creación de sus productos.
El estreno en 1999 de The Soprano supuso un antes y un después. Lograron ser realistas a la vez que rompían con los estereotipos establecidos, se buscaba la calidad aunque supusiese unos costes de producción elevados. En su misma línea surgió The Wire, otra serie de éxito de HBO, estrenada en 2002.
A partir de ese momento, HBO se convirtió en un referente para el resto de cadenas, aunque la Edad de Oro venía desenvolviéndose desde tiempo atrás.
3. ¿Quién hace competencia a Juego de Tronos?
Desde su lanzamiento en abril de 2011, Juego de Tronos ha incrementado su audiencia temporada a temporada, sin sumar la repetición de capítulos o su visionado en streaming. En 2014, durante el estreno de su cuarta temporada, superó los records como la serie más vista de la historia de la HBO, incluso por encima del final de otra serie estrella, The Soprano. (El primer capítulo de la cuarta temporada de “Game of Thrones” rompe récord de audiencia, 2016).
En temas de producción, Juego de tronos está considerada una de las series más caras de la televisión, pasando de los 60 millones de dólares en la primera temporada, a los 70 en la segunda (10 curiosidades que deberías saber sobre Juego de Tronos, 2012) y alrededor de 100 millones de dólares en su sexta temporada (Onieva, A, 2016).
Juego de Tronos no es la única serie con estas mismas características. Hoy en día tiene igual importancia su visionado en streaming que su estreno en televisión, así como su interacción en las redes o sus costes de producción.
En este caso, su ubicación en la parrilla de programación no es tan importante, ya que la mayor parte de la audiencia se sitúa fuera de estos horarios: el espectador decide que quiere ver y cuando quiere verlo. Es por ello que hablaremos de las series más destacadas en lo relativo al número de espectadores.
3.1 Premios Emmy
En la pasada edición de los premios Emmy, en la categoría de mejor serie dramática 2016, Juego de Tronos competía con otras series como The Americans, Better Call Saul, Downton Abbey, Homeland, House of Cards o Mr. Robot. A estas se sumaron Cómo defender a un asesino, Orphan Black, Empire, Bloodine o Ray Donovan en las categorías de mejor actor y actriz, principal y de reparto. (Nominados a los premios Emmy 2016: Nuestros favoritos, 2016).
Las más destacadas en niveles de audiencia son Downton Abbey y Cómo defender a un asesino.
Downton Abbey relata la vida de la familia aristocrática británica Crawley y sus sirvientes durante el siglo 20 (Downton Abbey, 2016).
En su sexta y última temporada, contó con 8,8 millones de espectadores en el estreno del último capítulo en el Reino Unido (Casi 9 millones de británicos despiden “Downton Abbey”, 2015).
Los costes de producción de la primera temporada fueron de alrededor de 2 millones de libras por episodio (Suemissindie, 2014). En las siguientes temporadas, y con la intención de abaratar costes para seguir produciendo la serie, se aprovechó vestuario de otras producciones.
En Cómo defender a un asesino, la profesora y fiscal Annalisse Dewitt selecciona a cuatro de sus alumnos para que colaboren con ella. Todo lo que ocurra a partir de entonces cambiará sus vidas por completo.
La audiencia media de su segunda temporada fue de 6,2 millones. Aun queda por conocer la de su tercera temporada, actualmente en emisión. (Como defender a un asesino, 2016).
3.2 Las series más pirateadas de 2015
Al igual que ocurre con las películas, la piratería es una de las protagonistas al hablar de las grandes series. En el pasado 2015 la lista de las series más pirateadas está encabezada por Juego de Tronos (Zorrilla, M, 2015) que dobla en descargas a la segunda (The Walking Dead) y triplica a la tercera (The Big Bang Theory). Vikings, de temática similar a Juego de Tronos, se sitúa en la séptima posición de la lista.
Nos centraremos en The Walking Dead ya que es la que mejor se adapta a las características de la Quality Television.
La historia de The Walking Dead comienza cuando el ayudante del Sheriff Rick Grimes despierta de un coma y descubre que el mundo en el que vivía ha cambiado; ahora las calles están infestadas de muertos vivientes. Él y el grupo de personas a los que dirige no solo tendrán que protegerse de los muertos, sino también de los vivos que luchan por sobrevivir. (The Walking Dead, 2016).
La serie comenzó en octubre de 2010 en la cadena AMC. Durante la séptima temporada, acabada el 3 de abril 2016, su audiencia media fue de 13,3 millones de espectadores en Estados Unidos.
El coste de cada capítulo puede llegar a superar los 3,4 millones de dólares (Diez datos que seguramente no conocía sobre “The Walking Dead”, 2016).
  1. 4. Bibliografía

Web: